Escápate por Morella y disfruta de una ciudad medieval única.

Morella, fue una de las ciudades más importantes de la corona de Aragón y posee una arquitectura medieval única, engrandecida por su iglesia arciprestal, muralla y castillo.

Las razones por las que visitar Morella son innumerables ya sea por su arquitectura como por sus arraigadas fiestas, como las fiestas Sexenales en honor a la Mare de Deu de Vallivana, sin dejar de lado su gastronomía.

Iglesia Arciprestal

Iglesia Arciprestal Santa María la Mayor

Iglesia Arciprestal Santa María la Mayor

La Iglesia Arciprestal de Santa María la Mayor de Morella es un edificio construido entre los siglos XIII y XVI en estilos gótico y renacimiento. A decir del historiador Marqués de Lozoya, se trata “de la más bella iglesia gótica de la región” (valenciana).

El templo cuenta con una planta de tres naves con sus correspondientes ábsides, siendo la central de mayor anchura. Solo en uno de los lados (el del evangelio) hay capillas entre unos gruesos contrafuertes, mientras que en el otro (el de la epístola) se disponen las dos portadas.

En el interior destacan los grandes pilares que sustentan las bóvedas de crucería. Mención especial merece el coro y su escalera de caracol, situado atípicamente en el penúltimo tramo, que presenta unos arcos rebajados y una bóveda estrellada. En la parte posterior del coro, se puede ver esculpido en forma de friso el Pórtico de la Gloria. Otras de sus joyas son: El altar mayor, sus tres rosetones con vidrieras originales de la Escuela valenciana del siglo XIV y el órgano de Francisco Turull.

Convento de San Francesc

Convento de San Francesc

Convento de San Francesc

Este convento sigue las características distributivas de todos los monasterios franciscanos. Las tres dependencias más importantes del convento son el claustro, la iglesia y la sala capitular. El claustro, limitado a un porticado de planta baja, forma un cuadrilátero con arcadas trilobuladas en todos sus frentes. La iglesia es de una sola nave con capillas laterales. Tenía primitivamente cubierta de madera a dos aguas sostenida por arcos. El ábside es poligonal y cubierto con bóveda de crucería. La sala capitular, de forma cuadrada, conserva uno de los pocos ejemplos de pintura mural gótica del primer cuarto del siglo XV en la Comunidad Valenciana y representa la Danza de la Muerte.

Actividades y Ofertas Recomendadas